18 dic. 2014

General Juan Manuel Rico Gámez involucrado en desaparición de Normalistas de Ayotzinapa está siendo investigado por la PGR desde el 2012 por vínculos con el crimen organizado

General Juan Manuel Rico Gámez involucrado en desaparición de Normalistas de Ayotzinapa está siendo investigado por la PGR desde el 2012 por vínculos con el crimen organizado

* Las operaciones encubiertas de militares Estadounidenses en México se hicieron más notables durante la falsa guerra contra el narco

Por: José Alberto Betanzos Salgado Director Nacional de ALP / México
Se autoriza la reproducción total o parcial gratuita citando fuente y autor

Desde el día 2 de Mayo del 2012 en la averiguación número PGR/SIEDO/UEIDCS/112/2010 el entonces comandante de la 35 zona Militar con sede en Chilpancingo Guerrero está siendo investigado por la PGR por presuntos vínculos con el crimen organizado.
Junto con Cuauhtémoc Antúnez Pérez, jefe de la VII Región Militar en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Roberto Aguilera, general de división retirado, titular del Centro de Inteligencia Antinarcóticos (Cian) en el sexenio de Vicente Fox; Luis Rodríguez Bucio, jefe del Cian a inicios del sexenio de Calderón y actualmente comandante de la Guarnición Militar número 64 de Cancún, Quintana Roo, y el general de brigada Moisés García Ochoa, director general de Administración de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y uno de los hombres más cercanos al titular de la dependencia, Guillermo Galván Galván. Registró la Revista Proceso el Sáb, 06/23/2012
Y aunque se han desechado las pruebas de su participación de los ya mencionados por parte de las autoridades a todas luces protegiendo encubriendo su complicidad con el narcotráfico, lo cierto, lo inocultable e indefendible es que en el Estado de Guerrero la siembra de marihuana y amapola, producción y trasiego de drogas ha sido bajo protección del ejército y diversas corporaciones policíacas, la Marina y Fuerza Aérea a las órdenes de Rubén Figueroa Alcocer quien gobierna encubiertamente el Estado de Guerrero desde hace varias sexenios, y así mismo se reproduce el mismo modus operandi en varios Estados de la República Mexicana.
Existe gran cantidad de denuncias de desaparición forzada por parte de Militares, la Marina y diversas corporaciones policíacas porque realizaron detenciones y ya no se conoció su paradero de los detenidos en Guerrero, Michoacán, Morelos, Guanajuato, Veracruz, Oaxaca, Puebla Tlaxcala, Tamaulipas, Zacatecas, Culiacan entre otras partes de la república mexicana, así como se han documentado coordinación de estas fuerzas de seguridad con el crimen y delincuencia organizada y con Militares estadounidenses, mercenarios Black Water, que están en bases militares ilegalmente en nuestro país mexicano.
También se ha documentado que carteles mexicanos tienen a su servicio a ex militares estadounidenses.
Las operaciones encubiertas de militares Estadounidenses en México se hicieron más notables durante la falsa guerra contra el narco del sanguinario ex Presidente Felipe Calderon Hinojosa, pues era y sigue siendo una guerra entre carteles de la droga disputando las plazas y por su protección del gobierno al principal cartel liderado por “Chapo Guzmán”, se dispuso del ejército para enfrentar a los atacantes del cartel de Sinaloa y aliados, y para realizar tareas de la policía, imponiendo altos mandos policiacos por parte de militares, así mismo se ha dispuesto de fuerzas policiacas y militares para desaparecer enemigos del gobierno.
Como el pasado 1 de diciembre del 2014 en que se pudo fotografiar a militares estadounidenses en las cercanías al Zócalo del Distrito Federal en que se reunieron cientos de miles de personas para exigir la destitución de Enrique Peña Nieto, así como se pudo documentar que el Gobierno infiltro militares y policías vestido de civil para violentar las manifestaciones de protesta y así culpar para justificar actos extremos para reprimir a los manifestantes como lo ha hecho desde hace muchas décadas.
Un hecho muy contundente sobre operaciones militares estadounidenses encubiertas, sucedió en Tres Marías Morelos México, muy cerca de la ciudad de Cuernavaca, lo que representa una prueba muy ilustrativa, de cómo policías Federales vestidos de civil y con armas de alto poder emboscaron a 2 agentes de la DEA. Estadounidenses de nombres Jess Hoods­ Garner y Stan Dove Boss y un miembro de la secretaria de marina, quienes estuvieron a punto de morir masacrados; el ataque fue porque intentaban detener a un cabecilla del narcotráfico cerca de Cuernavaca Morelos sin que hasta el momento revelen a quien o a quienes pretendían detener, pero se sospecha que los atacantes fueron los del cartel de los Beltrán Leyva en coordinación con Policías Federales vestidos de civil, esto es para darnos cuenta de cómo están al servicio del crimen y delincuencia organizada aún fuera de sus horas de trabajo, y qué decir de la PGR y demás autoridades al ordenar por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores la clasificación como reservada durante 12 años la información relacionada con dicha emboscada, esto con el propósito de encubrir el intervencionismo de Militares estadounidenses en México. Este reportero estuvo muy cerca en el lugar de los hechos y publiqué en su momento que fue emboscada aunque salieron a desmentir las autoridades que fue una confusión y no una emboscada.

Actualmente la desaparición forzada ha incrementado a más de 500 mil muertos y desaparecidos en México, en donde la mayoría son jóvenes de entre 13 años a 25, la gran mayoría adjudicadas al narco pero las evidencias señalan al Gobierno Federal, lo que constituye crímenes de Estado de lesa humanidad a lo que ha llegado para reprimir protestas de millones de mexicanos que exigen su destitución.

El General retirado Francisco Gallardo acusó al ejército de ser el responsable de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
"Fue el Ejército el que realizó la desaparición porque hicieron una maniobra militar" afirmó convencido.

"Yo platiqué con gente que presenció los hechos. Vinieron a mi oficina y platicaron conmigo. Estoy seguro que fue el Ejército, porque la policía en México está militarizada", señaló.

“Esta es la maniobra que a mí me platicaron: los estudiantes tomaron vehículos ‘prestados’ —lo cual estuvo mal— e intentaron meterse a Chilpancingo. La Policía, el Ejército y todas las fuerzas de seguridad los detuvieron y los empujaron hacia Iguala, por la carretera. Pasaron un puente, adelante del cual había un retén de la Policía Federal; un retén militar vestido de Policía Federal, mejor dicho. Pasaron, los seguían empujando; luego llegaron a otro retén que estaba enfrente del cuartel del 27 Batallón de Infantería. Y ahí fue donde pasaron todos los detalles”, declaró.
“Los estudiantes dijeron: aquí está el Ejército, nos va a ayudar… pero no los ayudaron. Fueron a las clínicas a pedir auxilio; tampoco los ayudaron, en ningún lado los ayudaron”, continuó.
Por esa razón, Gallardo señala que “no fue omisión; el Ejército es cómplice.
Respecto a la complicidad del Ejército en el caso Ayotzinapa, Gallardo agrega:
"Hay policía municipal, hay civiles, pero son militarizados, a todos los policías de la región los concentran, para hacer cursos e investigarlos, pero ¿por qué a los policías civiles los mandan a adiestrar a la zona militar? Pues porque son militares. Todo este show -agarrar al presidente municipal, encontrar a un único culpable- es para que no se concentre la mirada en el Ejército".
Gallardo propuso la creación de la figura del Ombudsman militar en la década de los 90s, por lo cual fue encarcelado durante 28 años.
A pesar de la gravedad de las declaraciones de Gallardo, la PGR no ha solicitado que declare sobre el caso Ayotzinapa.
Ya para concluir mencionar que hay muchas pruebas y seguirán saliendo a la luz pública que sustentan las acusaciones de la participación de policías municipales, Estatales, Federales y Militares en lo que parece un atentado muy bien planeado con responsabilidad también de Enrique Peña Nieto, pero que se les salió de control, en donde el Titular de la Procuraduría General de la República Jesús Murillo Karam ha hecho el ridículo con intentos fallidos al querer enredar o cerrar las investigaciones para no dar con los responsables materiales e intelectuales, y un hecho que llama mucho la atención es que el General de Brigada Juan Manuel Rico Gámez recientemente fue galardonado y ascendido a General de División en medio de terrible crisis social que ha impactado a nivel mundial por la desaparición forzada de los 43 estudiantes Normalistas de AYOTZINAPA.
Seguiremos informando
Saludos y bendiciones

Comentarios a cuartopodertaxco@hotmail.com


Les comparto el siguiente video: https://www.facebook.com/video.php?v=1468055660095060

No hay comentarios.:

Publicar un comentario